Todo lo que debes saber sobre la Matronatación

La natación, como deporte, es una de las actividades físicas más completas que existe, pues permite ejercitar todos los músculos del cuerpo. Por este motivo, se recomienda practicarlo desde muy pequeños, y es esta recomendación la que ha dado paso a nuevas modalidades como la matronatación, que marca una forma de disfrutar de las actividades acuáticas junto a los bebés.

Lo primero que debes saber es que la matronatación y la natación no son lo mismo, ya que el aparato locomotor de los bebés no se ha desarrollado lo suficiente como para que pueda nadar. Sin embargo, la matronatación se puede usar con el fin de estimular al bebé dentro del agua, a través de una serie de juegos y ejercicios para que aprenda a flotar y a moverse en un nuevo entorno, con apoyo de sus padres y un entrenador especializado que guíe cada ejercicio.

La matronatación, además, busca reforzar el vínculo entre los bebés y adultos, generalmente los padres, y promueve un contacto positivo, sin temores, con el agua; se recomienda que sea practicada después de los 4 meses de edad, con el objetivo de que el bebé ya haya desarrollado por completo su sistema inmunológico, y hasta una edad límite de 3 años, pues ya en ese momento se considera que un niño ya puede aprender a nadar.

Importancia y Beneficios

Existe un sinfín de beneficios en la práctica de algún deporte desde temprana edad. En el caso de la matronatación, además de los beneficios físicos, están los beneficios psico-afectivos que se logran sobre el bebé y su forma de interactuar con nuevos entornos.

El principal beneficio es crear una relación de confianza entre el bebé y el adulto, pues al moverse sobre el agua, con un adulto que le sostenga, se sentirá seguro y trasladará esa sensación a otros espacios y momentos. Además de esto…

  • Abre el apetito del bebé, lo cual lo representa una oportunidad inmejorable para ayudar a aquellos bebés a los que les cuesta comer.
  • Ayuda al bebé a relajarse y a conciliar el sueño más rápido, lo que se traduce en noches de descanso para mamá y papá.
  • Ayuda al desarrollo del aparato locomotor y fortalece el aparato respiratorio, previniendo el desarrollo de asma u otras patologías respiratorias en el futuro.
  • Estimula la confianza del bebé en sí mismo, y en los adultos que le acompañan.
  • Aumenta considerablemente la capacidad del bebé para sociabilizar con otros.
  • Fomenta la creatividad del bebé y su interés acerca del entorno que le rodea.

Para finalizar, es importante comprender que, si bien con algunos ejercicios de matronatación el bebé puede aprender a flotar, cada vez son menos profesionales los que aconsejan eliminar esta acción como objetivo, puesto que en muchos casos esta parte de los ejercicios no son respetuosos para con el niño y pueden crear nuevos temores o perdida de la confianza hacia sus mayores.

Además de esto, es fundamental llevar a nuestro bebé a un chequeo pediátrico antes de iniciar su primera clase, y una vez hayamos iniciado, evitar interrumpir las primeras sesiones, ya que se busca crear en él una nueva rutina. 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *