Si estás debutando en el home office debes comenzar por la configuración de un espacio de trabajo; uno que sea diferente a tu espacio de descanso. Este espacio puede configurarse para ser seguro y cómodo siguiendo algunos lineamientos que garanticen la ergonomía; hacer esto, aumenta el bienestar y reduce la posibilidad de lesiones durante el desempeño del trabajo. Asimismo, la comodidad en el trabajo muchas veces se traduce en mayor productividad y concentración. 

No necesitas gastar una cantidad absurda de dinero en una silla especial. El adquirir una silla de oficina adecuada ayudará a algunos, pero también debes pensar en cómo tus pies tocan el piso, o en si tus muñecas se doblan cuando escribes o usas el mouse, y otros factores importantes. Puedes hacer muchos de estos ajustes usando elementos de la casa o con compras económicas.

No se trata solo de una silla: Postura correcta de la espalda

Tu espalda debe mantenerse recta, sin encorvarse, por lo cual debes asegurarte de que tu silla y tu escritorio tengan las medidas adecuadas para mantener dicha posición. La espalda, además, debe permanecer pegada al respaldo de la silla y debes  poder sentarte cómodamente y no en la mitad del asiento. De esta forma, la espalda estará apoyada por completo en el respaldo, que le dará soporte y mayor comodidad.

En caso de no contar con la silla ideal, un cojín puede ayudar a mantener recta la parte inferior de la espalda. En este caso, trabajar de pie por momentos puede ser una buena idea, ya sea utilizando un manos libres o dispositivos inalámbricos. 

Los hombros deben permanecer relajados y se deben apoyar los codos al cuerpo, a fin de que las muñecas reposen de forma relajada y así evitar una posible lesión o

 un síndrome del túnel carpiano, afección bastante común entre personas que trabajan en escritorios.

Pero… hablemos de la silla

Claramente, la silla adecuada influye en la capacidad de las personas para mantener la posición recomendada, ya que una silla con un espaldar bajo no es

 ergonómicamente aceptable para permanecer sentado mucho tiempo. Igualmente, el espaldar de la silla debe adaptarse a la forma de la espalda con el fin de que la posición sea natural y el mantenerse erguido en el asiento no se sienta forzado. Además, la silla debe tener apoyabrazos para mantener los codos y hombros en posición correcta. 

Mantén tu vista al frente y los pies en su lugar

El teclado y el mouse deben estar a una distancia de unos 8 cm a 10 cm del borde de tu escritorio, mientras que la parte superior del monitor debe estar a un metro

 de distancia del cuerpo y a la altura de la los ojos para evitar inclinarse hacia adelante o hacia atrás. Evita también desviar tu cuerpo cuando debas mirar hacia abajo; mantener la espalda en la postura adecuada debe ser tu prioridad.

En cuanto a los pies, no deben cruzarse en ningún momento y deben permanecer en tocando el suelo. De esta manera, se garantiza una buena circulación. 

Cambia de posición

No, no nos referimos a la silla. La actividad física es importante, por lo cual, debes realizar pausas activas cada 60 minutos. Con pausa activa queremos decir que debes levantarte, caminar e incluso hacer estiramientos por un espacio de, al menos, 5 minutos. Así conseguirás disminuir cualquier tensión muscular y sensación de cansancio.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *